fbpx
Saltear al contenido principal

El pie es un complejo sistema de huesos, ligamentos, tendones y músculos. Si bien el pie tiene la capacidad suficiente para soportar el peso del cuerpo, puede ser susceptible a lesiones y dolores.

El dolor de pie puede afectar cualquiera de sus partes: desde los dedos hasta el tendón de Aquiles, en la parte posterior del talón.

Aunque el dolor de pie leve en general responde favorablemente a tratamientos domésticos, puede tardar un tiempo en desaparecer. El médico debe evaluar los dolores de pie intensos, especialmente los causados por una lesión.

Causas

Cualquier lesión, uso excesivo o trastorno que causa inflamación que afecta cualquier hueso, ligamento o tendón en el pie puede causar dolor de pie. La artritis es una causa frecuente del dolor de pie. La lesión en los nervios de los pies puede causar ardor intenso, entumecimiento u hormigueo (neuropatía periférica).

Estas son algunas causas frecuentes del dolor de pie:

  • Tendinitis de Aquiles.
  • Rotura del tendón de Aquiles.
  • Espolones óseos.
  • Fractura de pie.
  • Fractura de dedo.
  • Juanetes.
  • Bursitis (inflamación de las articulaciones).
  • Callos y callosidades.
  • Neuropatía diabética (lesiones a los nervios provocadas por la diabetes).
  • Pies planos.
  • Gota (artritis relacionada con el exceso de ácido úrico).
  • Dedo del pie en martillo y dedo del pie en maza.
  • Zapatos de taco alto o de mal calce.
  • Uñas encarnadas.
  • Metatarsalgia.
  • Neuroma de Morton.
  • Osteoartritis (enfermedad que causa la ruptura de las articulaciones).
  • Osteomielitis (un infección ósea).
  • Enfermedad ósea de Paget.
  • Neuropatía periférica.
  • Fascitis plantar.
  • Verrugas plantares.
  • Artritis psoriásica.
  • Enfermedad de Raynaud.
  • Artritis reactiva.
  • Bursitis retrocalcánea.
  • Artritis reumatoide (enfermedad inflamatoria de las articulaciones).
  • Artritis séptica.
  • Fracturas por sobrecarga.
  • Síndrome del túnel tarsiano.
  • Tendinitis.
  • Tumores.

Cuándo consultar al medico

Incluso el dolor de pie leve puede tener efectos debilitantes, al menos, al principio.

Buscar atención médica inmediata en los siguientes casos:

  • Si se tiene dolor intenso o hinchazón.
  • Tener una herida abierta o una herida que supure.
  • Tener signos de infección, como enrojecimiento, calor y sensibilidad, en la zona afectada; o tener fiebre.
  • No poder caminar o cargar peso sobre el pie.
  • Tener diabetes o una herida que no se esté curando o que sea profunda, esté hinchada o se sienta caliente al tacto.

Programar una visita al consultorio en los siguientes casos:

  • Tener hinchazón persistente que no mejora nada después de dos a cinco días de tratamiento en el hogar.
  • Si se tiene dolor persistente que no mejora después de varias semanas.
  • Sentir ardor, entumecimiento u hormigueo, particularmente en la mayor parte o en toda la parte inferior del pie.

Tratamientos

En la Clínica del Dolor contamos con diversas opciones terapéuticas ya sean medicamentosas como así también intervencionistas.

Volver arriba