fbpx
Saltear al contenido principal

La tendinitis es la inflamación o la irritación de un tendón, las cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso. Este trastorno causa dolor y sensibilidad justo afuera de la articulación.Si bien la tendinitis puede ocurrir en cualquiera de los tendones, es más frecuente alrededor de los hombros, los codos, las muñecas, las rodillas y los talones.

Síntomas

El síntoma fundamental de la tendinitis es el dolor en todo el tendón o en la proximidad de la articulación en la que se inserta. También puede asociarse a leve hichazón y enrojecimiento de la piel.

Causas

Aunque puede ser causada por una lesión repentina, es mucho más probable que la enfermedad se origine en la repetición de un movimiento en particular a lo largo del tiempo. Muchas personas padecen tendinitis porque sus trabajos o pasatiempos implican movimientos repetitivos, que tensionan los tendones.Usar la técnica adecuada es especialmente importante al realizar repetidamente movimientos deportivos o actividades relacionadas con el trabajo. La técnica incorrecta puede sobrecargar el tendón, lo que puede ocurrir, por ejemplo, con el codo de tenista, y provocar una tendinitis.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para tener tendinitis incluyen la edad, trabajar en empleos específicos o participar en determinados deportes.

Edad

A medida que las personas envejecen, sus tendones se vuelven menos flexibles, lo que los hace más vulnerables a las lesiones.

Profesión

La tendinitis es más frecuente en personas cuyos empleos implican lo siguiente:

  • Movimientos repetitivos
  • Posiciones incómodas
  • Alcanzar lugares por encima de la cabeza con frecuencia
  • Vibraciones
  • Gran esfuerzo físico

Deportes

Es más probable que padezcas tendinitis si participas en determinados deportes que implican movimientos repetitivos, especialmente si tu técnica no es óptima. Esto puede ocurrir con:

  • Básquetbol
  • Football
  • Bolos
  • Golf
  • Correr

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es aliviar el dolor y reducir la inflamación.

Requiere el uso de antiinflamatorios con el objetivo de reducir la inflamación y el dolor que causa. No obstante, también es necesaria la fisioterapia con el objetivo de estirar y fortalecer tanto el músculo como el tendón para que vuelva a funcionar con normalidad, además de prevenir nuevas lesiones.

Hay otras medidas que pueden facilitar la recuperación de una tendinitis, como son la aplicación de frío o calor en la zona afectada, el reposo o su inmovilización mediante una férula o dispositivo ortopédico removible.

Cuando a pesar de las medidas conservadoras persiste la sintomatología se procede al realización de técnicas intervencionistas , es decir la aplicación de técnicas ,sustancias o medicamentos en el tendón afectado.

La tendinitis debe tratarse lo antes posible, ya que de prolongarse en el tiempo la inflación del tendón existe el riesgo de que se rompa.

Volver arriba