fbpx
Saltear al contenido principal

El ozono es un gas que empleamos en medicina que se obtiene a partir del oxígeno puro mediante una tecnología de manejo de gases medicinales. Sobre el oxígeno se produce una descarga energética que genera ozono medicinal (O3), y a partir de este fenómeno, la Ozonoterapia o terapia de ozono permite una dosificación adecuada.

Tiene múltiples beneficios

Tiene propiedades antivíricas y bactericidas.

Mejora la micro-circulación y aumenta la oxigenación celular.

Estimula el sistema inmunológico.

Acción potenciadora del sistema inmunitario.

La aparición de gripes, resfriados, enfermedades alérgicas, etc., dependen, en gran medida, del estado de nuestro sistema inmunitario, toda vez que este gran sistema ha de hacer frente a los agentes (bacterias, virus, polen, etc.), que pueden provocar nuestras enfermedades.

Las capacidades intelectuales mejoran al aumentar la oxigenación cerebral, siendo el ozono un extraordinario vigorizante. Contribuye a tratar la fatiga crónica, el déficit de energía, estrés oxidativo y el decaimiento.

Capacidad analgésica y antiinflamatoria

La aplicación del ozono conlleva también a una notable disminución del dolor y de la inflamación en los tejidos, articulaciones y nervios; todo ello como consecuencia de la mejora del metabolismo celular y gracias al mejor aporte de oxígeno a las células.

Beneficio favorecedor de la terapia de ozono para la circulación sanguínea

Otra de sus facultades es la capacidad que posee para potenciar la circulación sanguínea a diversos niveles. Se consigue mejorar la micro circulación, y por medio del ozono se produce un aumento de la oxigenación celular, ya que el glóbulo rojo es el vehículo en el que el oxígeno se transporta y es cedido a las células. De esta manera, el ozono consigue aumentar la oxigenación en todo el organismo.

También sirve para tratar

Enfermedades respiratorias: asma, EPOC, sinusitis, infecciones respiratorias.

Enfermedades cardíacas: insuficiencia cardíaca, coronariopatía, insuficiencia arterial y venosa.

Afecciones neurológicas: ACV, parkinson, enfermedad de Alzhemier.

Desempeño deportivo: puesta a punto del desempeño deportivo.

Cáncer: como coadyuvante y previniendo las recidivas.

Diabetes.

Afecciones osteomusculares: cerviococefalea, dolor cervical, dorsalgia, lumbalgia, hernia de disco, artrosis, artritis.

Volver arriba