fbpx
Saltear al contenido principal

Es la causa de consulta médica más frecuente en nuestra sociedad. Es la sensación desagradable que percibimos frente a una lesión o un daño en nuestro organismo.

Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, «el dolor supone una experiencia sensitiva y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular real o potencial».

Cuando el dolor se prolonga durante más de 3 meses se le clasifica por convención como dolor crónico y conlleva cambios cognitivos y comportamentales que necesitan ser considerados por los médicos e igualmente tratados.

El dolor más habitual entre la población es sin duda el dolor de espalda y de columna. Pero, vivir sin dolor es posible: un buen terapeuta debe averiguar la causa y decidir el tratamiento que alivie el padecimiento prolongado del dolor.

DIFERENTES

Causas de dolor

Dolor Mecánico

Es el producido por cambios en posturas y cargas anormales -especialmente de forma constante, a lo largo del tiempo-, que pueden causar estrés en ciertas estructuras anatómicas y dolor por sobrecarga. Por ejemplo: posturas patológicas y mantenidas pueden terminar cambiando la orientación de las vértebras o causar sobrecarga en discos, ligamentos y facetas articulares.

Estas modificaciones biomecánicas estarían relacionadas con el dolor de espalda. El dolor mecánico es típicamente inconstante a lo largo del tiempo. Su localización puede ser fija o cambiante. Habitualmente empeora con ciertos movimientos. El dolor mecánico responde poco a la medicación antiinflamatorio.

Dolor Inflamatorio

El dolor inflamatorio es el que aparece después de un daño o una lesión, se produce típicamente una respuesta caracterizada por la presencia de calor, hinchazón, rubor. Normalmente esta respuesta desaparece con la curación de la lesión. Cuando esto no ocurre porque la lesión perdura en el tiempo, ocurren cambios bioquímicos que hacen que las neuronas que detectan el dolor se vuelvan hipersensibles. El dolor se vuelve más «crónico», con un umbral más bajo. Encontramos este tipo de dolor en cuadros de artrosis, en enfermedades reumatológicas (artritis), también en numerosos cuadros de dolor de espalda.

Dolor Neuropático

Se trata de esos dolores como pinchazos, hormigueo, quemazón, descargas eléctricas. Se deben a la lesión de los nervios que trasmiten las sensaciones y entre ellas la del dolor. Es decir que es una lesión de las vías del dolor. Puede ocurrir en cualquier punto, desde los receptores del dolor que tenemos en la piel hasta el cerebro. Así que puede presentarse por un herpes, por una hernia discal que comprime un nervio espinal, por un trauma que daña los nervios de un miembro, por una enfermedad como la diabetes que ataca las terminaciones nerviosas, por un ictus que lesiona una zona del cerebro implicadas en la trasmisión del dolor.

CONOZCA LOS

Cuadros típicos del dolor

Lumbalgia

La lumbalgia es un dolor profundo o mal localizado en la zona lumbar (entre la costilla 12 y la cresta ilíaca) aunque puede irradiarse a glúteo, ingle, cadera, muslo y rodilla. Es muy frecuente y remite espontáneamente en la mayoría de los casos en menos de 15 días. El dolor proviene de una alteración mecánica, de la inflamación o de la lesión de una de las estructuras que forman el complejo sistema del raquis lumbar: músculos, ligamentos, facetas articulares, discos intervertebrales, articulación sacro-iliaca, o nervios. Existen medios para tratar con éxito la lumbalgia tanto mecánica como la inflamatoria.

Cervicalgia

La cervicalgia es un dolor profundo que afecta al cuello y que se puede irradiar a los trapecios, los hombros y la cintura escapular, pero también a la cara o la cabeza, dando lugar a cefaleas. Surge por alteración mecánica, por inflamación o lesión de facetas articulares en la mayoría de los casos, y en menor medida por patología del disco intervertebral. Como en el caso de la lumbalgia, la aparición de la cervicalgia no debe alarmar porque, aunque no se resuelva espontáneamente, existen medios para aliviar con éxito este cuadro típico de dolor.

Cefalea y migraña

La cefalea y la migraña son dos de las incontables variantes de dolor que pueden afectar al cráneo, la cara y el cuello. Todas ellas están perfectamente clasificadas por la Sociedad Internacional de Cefaleas. La mayoría de estas cefaleas responden a la toma simple de analgésicos o se autoresuelven sin tratamiento. Algunas formas de migraña y cefalea más resistentes o que se reproducen con frecuencia pueden prevenirse y controlarse gracias a técnicas intervencionistas mínimamente invasivas y que ofrecen resultados estables y duraderos.

Estenosis del canal lumbar

La estenosis del canal lumbar es un dolor sordo que suele aparecer en las piernas al caminar. Dicha molestia desaparece en reposo, pero limita notablemente la autonomía de quien lo padece; en los estadios avanzados puede impedir caminar del todo. Afecta a un alto porcentaje de la población adulta y existen múltiples soluciones para aliviar el sufrimiento sin cirugía.

Hernia discal

La hernia discal o hernia de disco responde a que los discos intervertebrales, como todos los tejidos del organismo, están sujetos a fenómenos de envejecimiento, perdiendo su elasticidad y capacidad para absorber las fuerzas físicas que actúan sobre ellos. Los primeros signos de degeneración consisten en la pérdida de agua y consecuente deshidratación del núcleo de los discos intervertebrales. Más adelante pueden aparecer protrusiones del disco en el canal epidural, fisuras del anillo fibroso con pérdida del contenido discal, o verdaderas rupturas o hernias discales. La presión mecánica del disco sobre los nervios espinales contiguos puede ocasionar dolor a lo largo de los miembros superiores o inferiores, según la lesión sea cervical o lumbar. En ocasiones el contenido del disco puede desencadenar un proceso inflamatorio a cargo de los nervios espinales causando irritación y dolor.

Fibromialgia

La fibromialgia por definición es un estado de aumentada sensibilidad al dolor, caracterizado por la presencia de un umbral del dolor muy bajo. Las personas que padecen fibromialgia tienen dolor por estímulos que no son dolorosos para la población normal. Casi siempre, el dolor afecta a la totalidad del cuerpo, presentándose a la ligera presión o espontáneamente. Además, se pueden asociar a la fibromialgia otros cuadros típicos: colon irritable, ansiedad, depresión, fatiga, insomnio o sueño no reparador, alteraciones tiroideas y cistitis. Las personas con fibromialgia además pueden padecer dolor por la presencia de otras lesiones como el resto de la población (hernia discal, artrosis articular, por ejemplo) en este caso el diagnóstico se complica por la dificultad de separar y distinguir las dolencias. Todos los cuadros dolorosos recibirán un tratamiento específico.

Dolor pélvico

El dolor pélvico puede presentarse por causa de patologías en los órganos reproductivos -tanto en la mujer como en el hombre-, pero no es exclusivo de este tipo de estructuras. Puede afectar también a colon, recto y vejiga. Otras veces, como en el caso de la neuralgia del pudendo, el dolor se localiza en los genitales externos. Son dolores de difícil abordaje para cualquier especialista. La clínica del dolor tiene una función de soporte y tiene que buscar de identificar el generador del dolor cuando posible, para ofrecer la mejor solución en cada caso. Lo bloqueos somáticos y los del sistema nervioso simpático son alternativas que ofrece el especialista en dolor para estos casos.

Osteoartrosis

La osteoartrosis es la enfermedad articular más común entre los humanos y es una de las causas más importantes de discapacidad entre las personas mayores. Dado que nuestro cuerpo posee numerosas articulaciones, la osteoartrosis puede tener una o muchas localizaciones. Las rodillas, caderas, manos y la columna vertebral están muy expuestas a la artrosis con consecuente inflamación, dolor y limitación funcional. No debería estigmatizarse como enfermedad porque es la evolución de los cambios que acontecen con la edad. El dolor que produce la osteoartrosis en sus diferentes localizaciones puede controlarse en casi la totalidad de casos.

Dolor facial

La mayoría de afecciones que se presentan con dolor en la cara son auto limitantes y se resuelven sin secuelas. A veces, como en el caso de la neuralgia del trigémino o de algunos tipos de cefaleas y migrañas, el dolor facial genera una discapacidad por su localización, llevando a una forma crónica de sufrimiento que en ocasiones se acompaña a depresión y aislamiento.

Tendinitis y lesiones musculares

La tendinitis y las lesiones musculares son más frecuentes de lo que parecen y provocan dolor que debe ser tratado adecuadamente antes de que se cronifique. Aunque el tópico sea pensar que sólo los deportistas están sujetos a este tipo de patologías musculo – esqueléticas, en realidad se pueden presentar en toda la población. Esto es debido, por un lado, a la longevidad; por otro, al aumento de la actividad física deportiva en todas las edades. En el mundo laboral también se presentan estas lesiones por sobrecarga y traumatismos repetitivos.

Volver arriba