fbpx
Saltear al contenido principal

El hecho de padecer cáncer no siempre significa sentir dolor. Pero si usted tiene dolor, hay planes de alivio del dolor como parte de su cuidado. Hay muchas clases distintas de medicamentos, diferentes maneras de tomar las medicinas, y métodos intervencionistas que pueden ayudar a aliviar el dolor.

¿Cómo puede el dolor afectar a las personas con cáncer?

Cualquier tipo de dolor, no sólo el dolor causado por el cáncer, puede afectar todas las áreas de la vida de una persona. Algunos días pueden ser mejores o peores que otros.

¿Se puede aliviar el dolor causado por el cáncer?

No se debe aceptar el dolor como parte normal de su enfermedad. Es importante recordar que todo dolor puede ser tratado. Puede que no siempre sea posible aliviar completamente el dolor causado por el cáncer, pero en La Clinica del Dolor podemos colaborar con usted para controlarlo y reducirlo lo más posible.

¿Qué causa el dolor en las personas con cáncer?

El cáncer por sí solo a menudo causa dolor. La intensidad del dolor que usted sienta depende de diferentes factores, incluyendo el tipo de cáncer, su etapa (extensión), y otros problemas de salud que presente, así como su tolerancia al dolor. Las personas con cancer avanzado tienen más probabilidades de sentir dolor.

Dolor causado por el cáncer en sí

La presión que un tumor ejerce sobre los nervios, huesos u órganos puede causar el dolor del cáncer.

Dolor por compresión de la médula espinal: cuando un tumor se propaga a la columna vertebral, puede ejercer presión en la médula espinal. El primer síntoma de la compresión de la médula espinal es generalmente dolor de espalda y/o cuello, y a veces es intenso. También puede sentir dolor, entumecimiento o debilidad en un brazo o una pierna. A menudo, el dolor se intensifica al toser, estornudar o al hacer otros movimientos. Si usted tiene este tipo de dolor, debe buscar ayuda de inmediato, en La Clínica del Dolor contamos con diversos tratamientos para esta situación. Si usted recibe tratamiento contra la compresión tan pronto comienza el dolor, generalmente pueden prevenirse complicaciones graves.

Dolor en los huesos: este tipo de dolor puede ocurrir cuando el cáncer se origina en los huesos o se propaga a estos. El objetivo del tratamiento puede ser controlar el cáncer, o se puede enfocar a la protección de los huesos afectados. Puede que la radiación externa se use para tratar el debilitamiento de los huesos. Los bifosfonatos son medicamentos que pueden ayudar a fortalecer los huesos debilitados y a prevenir las fracturas. Estos son ejemplos de tratamientos que son dirigidos a detener la causa del dolor en los huesos. Puede que usted aún necesite medicamentos contra el dolor, en la Clínica del Dolor contamos con técnicas terapéuticas que pueden pueden reducir significativamente su dolor.

Dolor causado por la cirugía: a menudo, la cirugía es parte del tratamiento contra los cánceres que crecen como tumores sólidos. Dependiendo del tipo de cirugía, por lo general se espera algo de dolor que puede durar desde unos días hasta varias semanas. Puede hablar con la Clínica del Dolor para evaluar medicamentos y técnicas contra el dolor que pueda necesitar después de la cirugía para que no tenga dolor al terminar la cirugía.

Dolor fantasma: el dolor fantasma es un efecto prolongado de la cirugía, aparte del dolor habitual producto de una cirugía. Si una de sus extremidades ha sido amputada, como una pierna, un brazo, o incluso un seno, podría aún sentir dolor u otras sensaciones inusuales o desagradables que parecieran provenir de la extremidad ausente (fantasma). En la Clínica del Dolor contamos con muchos métodos para tratar este tipo de dolor.

Dolor como efecto secundario de los tratamientos de quimioterapia y radiación: algunos efectos secundarios de los tratamientos causan dolor. Si el dolor no se mantiene bajo control, puede consultar en la Clínica del Dolor a fin de evaluar cual técnica puede resultar mejor para usted.

Volver arriba