fbpx
Saltear al contenido principal

¿Qué es?

La fibromialgia fue reconocida en 1992 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y organizaciones médicas internacionales como una patología de reumatismo no articular, que se caracteriza por un cuadro de dolor músculo-esquelético crónico y generalizado de origen desconocido, sin que existan otras patologías o alteraciones que lo expliquen.

Síntomas

Los principales síntomas , que no están presentes todos en todos los pacientes, incluyen:

  • Dolor localizado, por ejemplo en la zona lumbar, cervical, hombros, rodillas, muslos y brazos, y suele empeorar con el frío, infecciones, estrés y falta de sueño.
  • Agotamiento o fatiga crónica que oscila durante el día con una intensidad moderada a severa.
  • Trastornos del sueño: dificultades para conciliarlo o interrupciones frecuentes durante la noche.
  • Colon irritable, síndrome de vejiga irritable, rigidez del cuerpo (generalmente matutina), cefaleas, malestar abdominal, parestesias, entumecimiento y mareos.
  • El 30% sufre cuadros como ansiedad o depresión, y trastornos cognitivos como dificultad para concentrarse o retener información.

El diagnóstico de enfermedad es clínico ya que los resultados de radiografías, análisis de sangre y biopsias musculares se presentan normales.

Es durante el examen físico general, donde la movilidad articular como el equilibrio muscular y la exploración neurológica se analizan y, si no se aprecian signos inflamatorios articulares, se está frente a este cuadro.

Si bien existe una predisposición genética, la enfermedad puede «despertarse» tras un pico de estrés o una situación traumática, lo que sucede también con otras enfermedades como la hipertensión, la diabetes y el colesterol.

 Tratamiento

Dentro de las opciones de tratamiento se recomiendan:

  • Programas de ejercicios aeróbicos.
  • Ejercicios de fortalecimiento muscular y de estiramiento o flexibilidad.
  • Técnicas de relajación para aliviar la tensión muscular y la ansiedad.
  • Programas educativos que ayuden a comprender y controlar la fibromialgia.
  • Además, se ha comprobado que la terapia cognitivo-conductual, mindfulness, kinesiología, la terapia ocupacional, la musicoterapia, la terapia recreacional y la danza terapia son muy efectivas.
  • Con respecto al tratamiento farmacológico, hay algunas drogas aprobadas que han demostrado eficacia en el manejo de los siguientes síntomas: reducción del dolor y la ansiedad, mejoría del sueño y en la calidad de vida.
  • Aunque es relativamente nuevo en los tratamientos de los pacientes  con fibromialgia, los  bloqueos  nerviosos han existido durante un tiempo considerable  siendo  una herramienta importante para quienes padecen esta patología y muchos encuentran alivio al usarlo como parte de su plan de tratamiento. Básicamente, los bloqueos nerviosos asegurarán que los nervios no se disparen por error, y como resultado, no sentirá dolor en esas situaciones cuando los síntomas dolorosos comienzan a atacar.
Volver arriba