fbpx Saltear al contenido principal

¿Qué es?

Una hernia de disco hace referencia a un problema con uno de los amortiguadores cartilaginosos (discos) que se encuentran entre los huesos (vértebras) que se apilan para formar la columna vertebral

Una hernia de disco, que puede ocurrir en cualquier parte de la columna vertebral, ocurre con mayor frecuencia en la región lumbar. Según la ubicación de la hernia de disco, los síntomas que puede generar

Síntomas

La mayoría de las hernias de disco ocurren en la región lumbar, aunque también pueden ocurrir en el cuello. Los signos y síntomas dependen de la ubicación del disco y de si el disco presiona un nervio. Por lo general, las hernias de disco afectan un lado del cuerpo.

  • Dolor en brazos o piernas. Si su hernia de disco se encuentra en la región lumbar, además del dolor en esta zona, normalmente se sentirá dolor en los glúteos, el muslo y la pantorrilla. También se puede tener dolor en el pie. Si la hernia de disco está en el cuello, normalmente se sentirá más dolor en el hombro y en el brazo
  • Entumecimiento u hormigueo. Las personas que tienen una hernia de disco pueden presentar entumecimiento u hormigueo que se irradia en la parte del cuerpo a la que se conectan los nervios afectados.
  • Debilidad. Los músculos a los que se conectan los nervios afectados tienden a debilitarse

Prevención

  • Hacer ejercicio. El fortalecimiento de los músculos del tronco estabiliza y sostiene la espina dorsal.
  • Mantener una buena postura. Esto reduce la presión sobre la espina dorsal y los discos.
  • Mantener un peso saludable. El exceso de peso ejerce más presión sobre la espina dorsal y los discos, haciéndolos más susceptibles a la hernia.

Diagnóstico

Durante el examen físico, se revisará la espalda para detectar sensibilidad. El médico también puede realizar un examen neurológico para evaluar lo siguiente: reflejos, fuerza muscular, capacidad para caminar, capacidad para sentir toques ligeros, pinchazos o vibraciones

En la mayoría de los casos de hernia de disco, un examen físico y los antecedentes médicos son todo lo que se necesita para un diagnóstico. Si el médico sospecha de otra afección o necesita ver qué nervios están afectados, puede ordenar estudios imagenológicos junto con estudios electrofisiológicos

Tratamiento

El tratamiento conservador (principalmente modificar las actividades para evitar el movimiento que causa dolor y tomar medicamentos para el dolor) alivia los síntomas en la mayoría de las personas en unos pocos días o semanas.

Tratamiento intervencionista

Si el dolor no mejora con la terapia física así como tampoco con los medicamentos, en la Clínica del Dolor contamos con numerosas técnicas para lograr calmarle el dolor.

Volver arriba